Rodando por el mundo

Salir de fiesta, ir de conciertos y viajar mucho. Seguro que lo has hecho mil veces. Pero entonces alguien te comenta: “¡Pensé que a ti no te iba este tipo de cosas!” ¿Te sorprende? Es la situación con la que Marta Llauradó se encuentra a diario. Una chica con diversidad funcional en cuyo blog intenta desmentir los prejuicios que la sociedad tiene sobre ella.

Barcelonina, 22 años y estudiante de Biología Humana. Marta ha abierto recientemente el blog Rodandovengo con la idea de compartir sus experiencias cotidianas. Pero lo que empezó como una vía para desahogarse y explicar sus affairs amorosos se ha vuelto un lugar de reivindicación y visibilización de un colectivo muchas veces infrarepresentado en la sociedad.

“Hacer un blog era una idea que tenía desde hacía mucho tiempo”, afirma. Marta buscaba escribir de manera más coherente y ordenada lo que compartía con sus seguidores de Twitter en 140 caracteres. ¿Y cuál fue el detonante que le impulsó a hacer el cambio? Igual que en muchas películas y libros, el amor: “Mucha gente asume que a mi no me interesa una relación romántica o sexual. Conocí a un chico que después de tener algo de historia conmigo me reveló: ‘cuando supe que ibas en silla de ruedas pensé que solo querías una amistad’. ¡Y nos conocimos en una web de citas!”

Marta consultando su blog Rodandovengo

Marta consultando su blog Rodandovengo

Marta admite que al principio estas situaciones le hacían daño: “Poco a poco me acostumbré a pensar ‘bien, ¡pues tú te lo pierdes!’. Y fue con ese ‘tú te lo pierdes’ que llegué a un punto de inflexión para acabar con mis inseguridades”. Tal como explica no es algo que se pueda cambiar de un día para otro, se trata de un proceso. Hoy en día todavía le cuesta ir en bañador a la piscina o ponerse pantalones cortos. “Aunque antes no me ponía vestidos ni medias y ahora sí. Gradualmente he ido haciendo cambios”.

Pero, ¿cuándo empezaron estas inseguridades? “Fue en la pubertad, porque estaba más presionada estéticamente”, concreta. “Comencé a sentir vergüenza por todo. Cuando era más pequeña, por ejemplo, bajaba al suelo a la hora del patio para jugar y participaba en todos los deportes”. No obstante, poco a poco se ha ido dando cuenta que lo que diga la gente, especialmente la que no conoce, le es indiferente. “Debo hacer lo que quiera, el resto siempre tendrá una opinión al respecto”.

Marta critica especialmente un punto polémico al que debe enfrentarse: salir de fiesta. “Hay muchos que piensan que no me gusta, que prefiero estar en casa encerrada”, explica exasperada. Una percepción estereotipada que ella relaciona con la imagen que desde los medios de comunicación se da de su colectivo: “Cuando aparecen las rebajas en las noticias no hay nadie en silla de ruedas comprando. Es algo que está muy arraigado en la gente, no te ve, y cuando lo hace, les sorprende”.

“Por ejemplo, en las películas nunca sale nadie en silla de ruedas sin que le acompañe una tragedia. Y no todas las historias son tristes, algunas simplemente hay que aceptarlas. Aunque es cierto que mucha gente se encuentra con esta situación de la noche a la mañana”, explica.

Marta durante la entrevista

Marta durante la entrevista

Con esta actitud reivindicativa bien podría haber estudiado periodismo. “El tema de la divulgación me gusta mucho pero también la ciencia. Mis malformaciones se deben a unas mutaciones genéticas y por eso me interesa la biología celular. En ese momento me pregunté ‘¿qué te interesa más, investigar o divulgar?’, pero no descarto hacer un máster en comunicación en el futuro”.

Y aunque se decantó por la ciencia, Marta no quiere dejar de lado su parte más reivindicativa e insiste en el mensaje que quiere transmitir: “Cada persona vive su discapacidad de una forma distinta y cada uno decide cómo llevarla y cuáles son sus límites. Los prejuicios que la gente tiene nos hace creer que son reales, cuando en realidad no tienen ningún fundamento”.

Por otra parte, moverse por Barcelona le resulta a veces algo frustrante, aunque la ciudad está bien adaptada para las sillas de ruedas: “Cuando la rampa de un autobús no funciona, por ejemplo, no tengo una solución útil, simplemente esperarme al siguiente”. En este caso se trata de un problema logístico, pero en ocasiones la falta de empatía de la gente también le provoca retrasos. En los centros comerciales, por ejemplo, muchos prefieren ir en ascensor en vez de utilizar las escaleras mecánicas, una elección que ella no tiene. “Las escaleras mecánicas suelen estar cerca de los ascensores y ellos pueden utilizarlas pero yo no, por mucho que me gustaría. Aunque intento no juzgar porque también hay discapacidades que no son visibles”.

Marta esperando el ascensor del metro

Marta esperando el ascensor del metro

Marta es una chica independiente que tiene un gran espíritu aventurero, por lo que cuando le propusieron irse de Erasmus a Gran Bretaña no lo dudó ni un segundo: “Estuve en Guildford casi 5 meses y me lo pasé genial”. Su familia afrontó su decisión con cierto temor. Frases como ‘te vas muy lejos’ o ‘a ver cómo estarás’ fueron sus primeras reacciones cuando supieron la noticia, pero después del impacto inicial fueron los que más la apoyaron. Actitud que contrasta con la de sus amigos, que desde el principio le animaron a vivir esta nueva experiencia. “Vivir sola me resultó muy positivo”, explica. “Fue una manera de ver que soy capaz de apañarme y que no necesito a mi madre para salir adelante. De hecho, cuando volví de Gran Bretaña decidí irme a vivir a un piso de estudiantes. Ahora no me tengo que preocupar si el tren vendrá adaptado o no”.

Ahora, a punto de empezar su último año de carrera, ¿qué planes tiene de futuro? “Me gustaría seguir escribiendo mi blog, o incluso crear un canal de Youtube, aunque de momento solo es un hobby. Para mi, el máximo objetivo posible sería hacer un TED Talk”, comenta entre risas. “Me gustaría inspirar tanto a gente con discapacidad como sin ella. Todavía tengo algunas inseguridades, pero quiero ayudar a cualquiera que se encuentre como mi ‘yo’ de hace 3 años”.

[crp]

Autora

Clara Ramos (España)

Estudia: Traducción e Interpretación

Habla: español, catalán, inglés y un poco de alemán

Europa es… ¡una gran mezcla de culturas y lenguas para descubrir y disfrutar!

Autora

Miriam Vázquez (España)

Estudia / Trabaja: Periodismo y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: español, catalán, inglés, algo de francés y alemán

Europa es… un lugar único donde convive gente de diferentes culturas, idiomas y puntos de vista

Twitter: @mirabroad

This post is also available in Català, Deutsch, English, Español, Français, Italiano, Malti, Română and Ελληνικά.

Author: Anja

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

css.php

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close