Estados Unidos de Europa: ¿Es realmente viable?

Ante las actuales ineficiencias de la Unión Europea, hay voces que defienden la necesidad de crear una federación de países europeos, algo parecido al modelo existente en Estados Unidos. ¿Pero es realmente viable? En el artículo de hoy expondremos algunas reflexiones sobre este tema.E

Por Miriam Vázquez / 16.1.2018

La polémica respecto al futuro de la Unión Europea está a la orden del día. Sus detractores subrayan algunas de sus imperfecciones, como la falta de unión fiscal entre sus países o el bajo índice de voto en las elecciones europeas. Así mismo, obvian los importantes logros que ha conseguido, como sus más de seis décadas de paz o la creación del espacio Schengen. Estos éxitos sobrepasan claramente a sus potenciales problemas, pero no por ello los justifican.

Para superarlos se presentan dos alternativas básicas: devolver la soberanía a los estados miembros o apostar por una mayor integración. Sin embargo, el fenómeno de la globalización hace impensable la idea de recuperar las llamadas ‘economías cerradas’. De esta forma, integrarse es la mejor alternativa y, entre sus posibles vías, hay quien defiende crear una federación de estados europeos. Pero antes de apoyar esta postura, conviene saber cómo es la Unión Europea de hoy y por qué es ingenuo pensar en adoptar el modelo estadounidense.

Mapa de la Unión Europea © d-maps

Preguntando a estudiantes universitarios qué es para ellos la Unión Europea, algunas de sus respuestas son “una organización internacional con pretensión supranacional” o “un conjunto de países que busca establecer un mejor sistema económico y político entre ellos”. ¿Qué definición es la correcta? A pesar de sus diferentes matices, ambas son ciertas. De hecho, incluso entre los expertos hay divergencias entre los que consideran a la Unión Europea como un espacio donde predomina el interés propio de los estados (intergubernamentalismo), y aquellos que afirman que la Unión Europea cuenta con instituciones que están por encima de estos (supranacionalismo).

No obstante, la realidad es más compleja y en la Unión Europea se pueden encontrar características correspondientes a ambos enfoques. Por este motivo, en los últimos años ha surgido una tercera perspectiva que busca conciliarlas a través de la federación: la gobernanza multinivel. El politólogo británico Michael Keating defiende esta teoría en el artículo “Europe as a multilevel federation” y considera a la Unión Europea como un lugar donde interactúan diferentes actores y espacios. En este, los niveles sub-estatales también desarrollarían un papel importante y todo ello se encontraría bajo el paraguas del federalismo, siendo este el principio de orden que combina la unidad con la diversidad.

Sin embargo, Keating no es el primer autor en plantear la idea de una Europa federal, y ya en el siglo pasado importantes personalidades como Winston Churchill la defendieron. Concretamente, el político británico utilizó el término “Estados Unidos de Europa” para describir su modelo ideal, expresión que acuñó por primera vez el escritor Víctor Hugo en el siglo XIX. Ante esta situación, ¿por qué a día de hoy sigue sin haber una propuesta real de federación? Entre otros motivos se encuentra la reticencia de la mayoría estados a ceder derechos sobre competencias que siempre han estado muy ligadas con la política nacional de un país, como es la seguridad, la industria o la cultura.

Otro factor clave para su éxito es que en otras federaciones como la estadounidense la situación social y política de sus colonias cuando se federaron era muy diferente. Históricamente se ha demostrado que utilizar una fórmula en un país no significa que vaya a tener éxito en otro. Precisamente, sobre este tema nos habla el profesor de Harvard Daniel Ziblatt en su estudio “Rethinking the origins of federalism”. En este explica por qué la aplicación de un modelo federal en Alemania fue un éxito mientras que en Italia nunca llegó a instaurarse.

Por lo tanto, el éxito de una federación en Europa depende totalmente de la predisposición de los estados miembros a ceder sus competencias y del desarrollo de un mecanismo federal adaptado a las singularidades europeas. Y lógicamente, resultaría inviable copiar el modelo estadounidense. El punto de partida es totalmente diferente.

Autora

Miriam Vázquez (España)

Estudia / Trabaja: Periodismo y Ciencias Políticas y de la Administración

Habla: español, catalán, inglés, algo de francés y alemán

Europa es… un lugar único donde convive gente de diferentes culturas, idiomas y puntos de vista

Twitter: @mirabroad

This post is also available in Bosanski - Hrvatski - Srpski, Català, English, Español, Français, Italiano, Malti and Русский.

Author: Anja

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

css.php

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close